NUEVO TIPO SOCIAL PARA EMPRENDEDORES: SOCIEDAD ANÓNIMA SIMPLIFICADA

Se encuentra en estudio del Parlamento un proyecto de ley que fomenta el emprendidurismo, y propone la creación de un nuevo tipo societario: una Sociedad Anónima Simplificada (“SAS”), la cual se adaptaría a las actuales necesidades de los emprendedores.

En este sentido, las SAS permitirían abrir una empresa en el menor tiempo posible, flexibilizar y ajustar el tipo social a las necesidades de los emprendedores y a las del mercado, así como adecuarse a los cambios del mundo actual.

Resaltamos algunas de las innovaciones previstas para las SAS en comparación a las S.A.:

  Sociedad Anónima Sociedad Anónima Simplificada
Constitución Contrato social + control de legalidad + inscripción + publicación.

 

 

Podrá constituirse mediante medios digitales.

Contrato social (mayor autonomía en la elección de las cláusulas) + inscripción dentro del plazo de 24 hs + publicación

Accionistas Se requiere para su constitución al menos 2 socios, luego de constituida puede pasar a tener un único accionista. Puede ser constituida por 1 o varias personas
Voto Singular (1 voto por acción) Plural o singular (puede asignarse a 1 acción el derecho a más de 1 voto)
Transferencia de acciones De principio es libre, puede en su estatuto limitarse, pero no prohibirse Será prevista por el estatuto, puede limitarse e incluso prohibirse
Aportes Bienes determinados (dinero o bienes en especie) Bienes dinerarios o no dinerarios (ej. prestación de servicios)
Reuniones de directores Admitido por doctrina su celebración fuera de la sede social. Podrán realizarse en forma presencial en la sede o fuera de ella, utilizando medios informáticos.
Reuniones de accionistas/socios Deben realizarse en la sede social o en otro lugar de la misma localidad, de forma presencial. Podrán realizarse en forma presencial en la sede o fuera de ella, utilizando medios informáticos.

 

A su vez, el proyecto de ley prevé la simplificación de algunos trámites, como la apertura de cuenta en un tiempo máximo y la obtención de RUT dentro de 24 hs de presentado el trámite.

Por otro lado, las SAS cuentan con una serie de limitaciones. Para constituir y mantener su carácter de SAS, la sociedad no podrá:

  • Negociar valores en el mercado público;
  • Explotar servicios o concesiones públicas;
  • Realizar operaciones de capitalización, ahorro o cualquier forma que requieran dinero o valores con la promesa de prestaciones o beneficios futuros;
  • Ser controlada por una sociedad ni estar vinculada, en más de un 30% de su capital;
  • Superar ingresos anuales de 1:500.000 UI, cuyo monto se podrá eliminar, modificar en más o en menos de acuerdo a resolución del Ministerio de Economía y Finanzas.

En cuanto a las sociedades ya constituidas, el proyecto de ley da la posibilidad de transformarse en SAS, de acuerdo a la reglamentación que dictarán los registros públicos.