COMPLIANCE EN EL DEPORTE: Acuerdo de Cooperación entre SENACLAFT y la Secretaría Nacional de Deportes

A principios del mes de agosto, la Secretaría Nacional de Deportes (“SND”) y la SENACLAFT anunciaron la firma de un acuerdo de cooperación para supervisar la actividad de las entidades deportivas en el marco de la prevención y combate del Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo.

El acuerdo entre ambas secretarías del gobierno establece las bases para el intercambio de información con miras a la creación de sinergias que potencien las capacidades de cumplimiento de la normativa vigente. En especial, de la Ley Integral contra el Lavado de Activos (Ley 19.574) y su Decreto Reglamentario Nº 379/018, que incorporaron a todos los clubes deportivos que revisten la naturaleza de asociaciones civiles, así como a las federaciones deportivas, como sujetos obligados del sector no financiero, siempre que tengan ingresos al cierre de su ejercicio anual por un monto superior a USD 500 mil aproximadamente o activos por un valor superior a USD 310 mil.

En particular, el convenio establece que la SND proporcionará a la SENACLAFT un acceso permanente a toda la información de la que disponga sobre la actividad de las entidades deportivas registradas, documentación que incluye sus balances y las declaraciones juradas con los detalles de las transferencias onerosas de deportistas, obligatorias a partir de la aprobación del Decreto Nº 268/2017 de fecha 11 de septiembre de 2017. Asimismo, se establece que cuando la SND en cumplimiento de sus funciones de control de la actividad del sector, tome conocimiento de actos o hechos que puedan estar vinculados a los delitos de lavado de activos o financiamiento del terrorismo, deberá informarlo a la SENACLAFT, a efectos de que esta estudie la situación y la ponga en conocimiento del Banco Central del Uruguay.

La SENACLAFT también proporcionará a todas las entidades deportivas registradas material que coadyuve en la aplicación y cumplimiento de las medidas de debida diligencia que deben aplicar; a modo de ejemplo, el pasado 31 de julio emitió una guía de mejores prácticas que incluye la obligación de designar un oficial de cumplimiento, la realización de un análisis de riesgo, la elaboración de políticas y procedimientos para administrar el riesgo, y la detección y reporte de operaciones sospechosas. A su vez, la guía destaca que la SENACLAFT contactará a todas las entidades deportivas para requerirles los datos del oficial de cumplimiento, y distingue diversos elementos y factores que pueden aumentar o disminuir el nivel de riesgo.

El convenio es un paso más dentro de la estrategia nacional anti lavado que procura cumplir con los compromisos internos y externos que posee nuestro país referidos a la transparencia en la circulación de activos. En este sentido, es menester recordar que el mundo del deporte representa un sector vulnerable, en virtud de que posee escasa regulación y alto riesgo de lavado, siendo necesario por tanto trabajar en pos de una política de compliance efectiva que procure mitigar los riesgos existentes.

De esta forma, los clubes deportivos deberán actualizar su política de cumplimiento legal y responsabilidad corporativa. Se pretende con estos programas de prevención o “compliance guide” impulsar una cultura preventiva, procurando un comportamiento honrado de todos los integrantes de la entidad y ser un elemento disuasor de conductas ilícitas.

El mundo deportivo en nuestro país es un universo que se ha ido construyendo sobre la base del esfuerzo, con pocos niveles de formalización e indeterminación de muchas de sus actividades. Los pasos propuestos por las secretarías son acordes a lo que exige la comunidad internacional, así como a la intensa actividad económica financiera que desarrollan los clubes deportivos, y al alto volumen de dinero y fondos que manejan.

Artículo elaborado por el Dr. Francisco Rodríguez