RECLAMACIÓN EN VÍA JUDICIAL POR MEDICAMENTO DE ALTO COSTO

Cada vez resulta más frecuente tener que recurrir al Poder Judicial para acceder a tratamientos y/o medicamentos que tratan diferentes patologías, incluyendo aquellos fármacos de alto costo.

El Plan Integral de Atención a la Salud, conocido como el “PIAS”, es un catálogo de prestaciones y programas que deben brindar los prestadores de salud a los usuarios. El financiamiento de las prestaciones incluidas en el PIAS se realiza a través de dos entidades, el Fondo Nacional de Recursos (FNR) y el Fondo Nacional de Salud (FONASA). Sin embargo, existen procedimientos y medicamentos que no están incluidos en el PIAS, por lo cual los prestadores de salud no cubren el financiamiento de los mismos.

Lo anterior genera que los pacientes deban afrontar el costo del medicamento y/o tratamiento prescripto o solicitar su financiación ante el Fondo Nacional de Recursos y/o ante el Ministerio de Salud Pública.

Estos organismos disponen para ello de protocolos de cobertura que son periódicamente actualizados, elaborados por una Comisión Técnica Asesora de integración multidisciplinaria.

En este sentido, el paciente accederá o no al financiamiento del medicamento y/ tratamiento que trata su enfermedad, según se adecue o no a las guías de cobertura del Fondo Nacional de Recursos y/o esté incluido en el Formulario terapéutico de medicamentos. La decisión de ambos organismos, se realizará según guías y protocolos preestablecidos, sin analizar la situación concreta, con una interpretación muchas veces arbitraria respecto de la necesidad del fármaco o tratamiento requerido.

La negativa del tratamiento y/o fármaco en vía administrativa, obliga a los pacientes a promover una acción de amparo ante la justicia esgrimiendo como principal argumento el derecho a la vida y a la salud, derechos protegidos y reconocidos constitucionalmente.

Recurso de Amparo

Siendo el tiempo un factor determinante, cuando está en juego la vida y la salud de una persona, la Acción de Amparo es un proceso sumarísimo, que se dilucida en días o semanas, a cargo de un juez de primera instancia, que tiene por objeto la protección de derechos y libertades reconocidos en la Constitución.

En reciente sentencia, que nuestra firma obtuvo a favor de una paciente portadora de cáncer de duodeno, el Ministerio de Salud Pública, fue condenado a suministrar un medicamento de alto costo, denominado CETUXIMAB, que no se encuentra incluido en el Formulario Terapéutico de Medicamentos para el tratamiento de dicha enfermedad.

Análisis del caso concreto

Se trata de una joven mujer de 37 años, mamá de un hijo pequeño, portadora de una enfermedad oncológica que afecta significativamente su calidad de vida. Desde su diagnóstico se había sometido a diversos tratamientos médicos, que hasta el momento no han logrado detener la progresión de su enfermedad, por lo que su médica tratante,  le prescribió un medicamento de altísimo costo, como la única y última alternativa terapéutica. Realizadas las correspondientes peticiones administrativas ante el Ministerio de Salud Pública y el Fondo Nacional de Recursos, el primero no respondió y el segundo la negó. Fue el Poder Judicial quien se lo otorgó conforme lo indica la Constitución.

La problemática del caso radicaba en que la utilización habitual del medicamento Cetuximab era sí admitido para otro tipo de tratamiento oncológico, pero no para el padecido por la paciente representada. Sin perjuicio de ello, dada las características de la enfermedad que padecía la paciente, se presentó a la Poder Judicial, información científica que demostraba la posible efectividad del tratamiento con Cetuximab, dada la semejanza de comportamiento respecto al cáncer de colon., sumado a la información brindada por la Oncóloga tratante, solicitamos se concediera el fármaco .

La Sentencia

La sentencia coincidió con la defensa esgrimida por nuestro equipo contencioso y condenó al Ministerio de Salud Pública a proporcionar a la paciente el medicamento Cetuximab para tratar su enfermedad en un plazo de veinticuatro horas, de acuerdo a las indicaciones que formule el equipo médico tratante y durante todo el tiempo que el mismo lo indique.

Este caso sin dudas se transformará en un precedente en la materia, ya que se trata de un fármaco que no está incluido en el Formulario Terapéutico de Medicamentos para tratar el cáncer de intestino delgado.

Sin embargo, la Sede correctamente entendió que el Cetuximab era la única y última alternativa posible para combatir la enfermedad de la paciente, priorizando el derecho a la vida y a la salud, haciendo caso omiso a las estimaciones costo-beneficio alegadas por el Ministerio de Salud Pública.

Documento elaborado por las Dras. María Laura Capalbo, Andrea Ramírez y Montserrat Pérez.