El Conflicto Armado y el Compliance

El Mundo se sacudió este año a finales de febrero al concretarse la acción militar que Rusia viene desplegando en Ucrania. Cuando aún no hemos salido totalmente de la pandemia del COVID 19  y todos sus efectos, llega un nuevo evento que provoca una crisis general.

En efecto, las consecuencias del conflicto armado que comenzó el 24 de febrero llegan a todo el planeta y afectan prácticamente todos los sectores de actividad, incluyendo el Compliance en Prevención de Lavado de Dinero.

Es un aspecto central del Cumplimiento el llevar adelante un Análisis de Riesgos sobre nuestros clientes. Entre ellos, la evaluación del Riesgo Geográfico y el Riesgo Cliente son esenciales tanto para la normativa local como los estándares internacionales.  Es allí donde el conflicto bélico de forma indirecta está afectando hoy en día a todos los Oficiales de Cumplimiento.

Es de rutina para la actividad del compliance evaluar y calibrar el país de residencia y actividad de nuestros clientes y a su vez, controlar que los mismos no estén incluidos en las listas de Organismos Internacionales que incluyen a personas, entidades y países que hayan cometido delitos, o no cumplan con estándares establecidos.

Las sanciones que el mundo Occidental liderado por Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido vienen aplicando contra Rusia están impactando directamente en los Análisis de Riesgos mencionados.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los EEUU prohibió a los Estadounidenses  realizar transacciones con el Banco Central, el Fondo Nacional de Riqueza y el Ministerio de Finanzas de la Federación Rusa. Asimismo, la OFAC sancionó a un Fondo de riqueza soberano, Russian Direct Investment Fund (RDIF) y a su Director Ejecutivo, aliado del Presidente Ruso Vladimir Putin y otras personas también vinculadas con el Mandatario.

A Estados Unidos se le vienen sumando otros países como por ejemplo Suiza, cuyo Consejo Federal emitió recientemente una lista de personas y entidades con las que los intermediarios financieros suizos tienen prohibido iniciar relaciones comerciales. Suiza tradicionalmente permanece neutral en este tipo de conflictos. La Unión Europea y Reino Unido se alinearon y también emitieron listas de sanciones y sancionados del país liderado por Putin, por lo que Entidades Financieras de dichos Estados tampoco pueden tener relaciones comerciales y financieras con Rusia. Japón, Canadá y Australia, siguieron un camino similar.

Por si no era poco, EEUU, la Unión Europea y Reino Unido decidieron eliminar a los principales bancos rusos del sistema de mensajería SWIFT.

La normativa uruguaya establece que deben considerarse de riesgo alto y por lo tanto aplicar debida diligencia intensificada a aquellos países, personas o entidades incluidas en listas los Consejos de Seguridad de Naciones Unidas, países listados por el GAFI (o que no formen parte del mismo y de sus organizaciones regionales ) y por otro lado las que la DGI establezca como BONT.  Pero está en los protocolos, en particular en los Sujetos Obligados financieros, verificar las listas de Interpol y por supuesto, OFAC.

Por la incidencia de la OFAC en el mundo financiero y por la magnitud de las medidas económicas descritas, el Área de Compliance está teniendo que establecer una serie de controles especiales,  justamente en el tema geográfico, verificando que en la cartera de clientes haya clientes rusos (y también ucranianos aunque no tengan la batería de sanciones de sus atacantes) o que la actividad se realice en dichos países.

A nivel de riesgo cliente, verificar si existen activos de las carteras de clientes ligados a Rusia o Ucrania  y en caso de  coincidencias, consultar custodios y ver las restricciones que se deberían aplicar y pasar a hacer un seguimiento intensificado de los mismos.

En otros casos son las Instituciones uruguayas que han recibido la orden de sus Corresponsales norteamericanos, europeos o suizos de bloquear cuentas de clientes rusos o ucranianos.

En particular en el mundo crypto, y sin querer meternos en ese tema por no ampliar demasiado el alcance de esta nota, el conflicto bélico está llevando a que entidades y personas rusas y ucranianas estén usando estos nuevos canales de pagos y monedas para mover fondos. Con ello se está acelerando el proceso de regulación que tanto EEUU como la Unión Europea y Reino Unido necesitan llevar adelante. La OFAC también emitió comunicados que las sanciones y restricciones incluyen a todas las transacciones, independientemente de  si se realizan en moneda fiduciaria tradicional o monedas o activos virtuales.

En resumen, el actual conflicto bélico Ruso-Ucraniano está afectando trasversalmente a todos los sectores y el Compliance no es la excepción y tiene varios frentes «abiertos» para estar atentos.

Cr. Diego Buela

Experto en Cumplimiento